ENTREVISTA: “EX ALUMNO A LA RECTORÍA SAN BENITO”

Ignacio Tupper Castillo tiene 39 años, casado hace 13 años con Alejandra Ossa V., tiene cuatro hijos: Juan Diego, Agustín, Pedro y Esperanza.
Es ex alumno de la generación 1993, la cuarta generación egresada del colegio.
Es oblato del Movimiento Apostólico Manquehue desde el año 2007, y ha desempeñado diversos cargos dentro de la comunidad, tales como Administrador del Colegio San Anselmo, Gerente de la Corporación Manquehue, Sub Secretario General del MAM y Vicerrector del CSB.

 

¿Qué significa asumir la rectoría?
Para mí, asumir la rectoría, en primer lugar representa una oportunidad de responder a la vocación y a la historia que el Señor está haciendo conmigo. El ir aceptando la voluntad de Dios, que muchas veces se presenta en términos de desafíos nuevos que conllevan desinstalaciones y esfuerzos, me da una dimensión trascendente de la vida, es decir, le va dando sentido a mi vida; y este hecho para mí es motivo de enorme gratitud y gozo.
En segundo lugar, es algo que me desafía y me motiva. Pienso que nuestra comunidad escolar es muy potente y está capacitada para hacer cosas grandes. Quiero dar lo mejor de mí para ser un aporte en la construcción de un colegio que haga una contribución verdadera a nuestra Iglesia y a nuestra Patria.

¿Cuáles son los desafíos que crees vas a enfrentar?
Antes que todo, es importante decir que un cambio de rector en este colegio no significa un cambio de rumbo. Tenemos en marcha un Plan de Desarrollo Institucional, el cual me tocó participar desde su gestación, y es ahí donde se plasman los desafíos para nuestro colegio para los siguientes años, desafíos que dicen relación con un cambio cultural que queremos lograr a todo nivel, pero sobre todo, en los alumnos.
Para los próximos años, en primer término, nuestro plan propone asumir el desafío de que los alumnos adquieran un aprendizaje verdadero, principalmente a través de un adecuado clima de aprendizaje dentro del aula, así como también, a través de una mejora continua en nuestra gestión académica. En segundo término, queremos ampliar la experiencia de Tutoría que tienen nuestros alumnos y exalumnos, queremos que ésta, tan valiosa en nuestra comunidad, llegue, cada vez con mayor profundidad, también a apoderados, profesores y a todos quienes se involucren con nuestra comunidad escolar.

Eres ex alumno, ¿qué importancia le das a éstos?
Es muy gratificante ver a nuestros ex alumnos volver al colegio. Cada uno es parte de nuestra historia, de nuestra comunidad, y el hecho de que quieran ser parte del colegio hoy, nos reafirma que dejamos una huella en ellos. Los ex alumnos son parte de nuestra identidad de colegio y cuando les decimos que las puertas están abiertas y que los estaremos esperando siempre, lo decimos de verdad.

¿Qué piensas de la educación en Chile y de las reformas?
Pienso que la realidad de la educación en Chile pasa por un momento preocupante. Más allá de si las reformas que propone el gobierno responden o no a un diagnóstico que la mayoría de los chilenos comparten en mayor o menor medida, me preocupa que hoy en día la educación está reducida a la mera transmisión de contenidos y técnicas que preparan a un individuo para que su máxima ambición sea adquirir un bienestar personal, asociado a la adquisición de bienes y servicios, y pienso que ese objetivo es muy pobre. Veo que la educación de hoy cada vez se basa menos en una visión de hombre o de sociedad que queremos desarrollar, pienso que hoy la educación no está dando muchas respuestas a las preguntas más básicas del ser humano y que esta realidad nos va transformando en una sociedad cada vez más pobre e infeliz.
En este sentido, creo que la educación católica hoy en día tiene mucho que decir, ya que, si en último término entendemos la educación católica como el acto de transmitir la Verdad, y que nuestro esfuerzo educativo debe ser en primer lugar el poder generar los espacios para que esa Verdad pueda ser transmitida y revelada, entonces estamos hablando de un lugar donde nos podemos encontrar con Jesucristo Resucitado, único que da un sentido trascendente al hombre, a la sociedad y a la cultura.
Tienes una comunidad formada por muchas personas, qué mensajes les das a ellos.
Les quiero transmitir que pueden contar conmigo para lo que sea desde ahora, que no hay para qué esperar a marzo. Me gustaría decir también, que estoy consciente de mis debilidades y flaquezas, que me tengan paciencia.
Como dijo Mario Canales, estamos construyendo una catedral, ése es el camino que vamos a seguir y para esto necesitamos el apoyo de cada uno. Los invito a que sigamos trabajando en comunidad, unidos con Cristo al centro, porque tenemos nuevos desafíos; juntos podemos lograr grandes cosas.