Entrevista: Nuevo Vicerrector en el CSB

Ignacio Hüe Wielandt es Licenciado en Filosofía y Magíster en Educación, ha desempeñado diversas responsabilidades en nuestro colegio en los últimos 19 años, tales como Profesor de Asignatura y Jefe del Departamento de Filosofía y Religión, Profesor Jefe, Director de Formación y Director de Cuarto Ciclo, cargo que desempeñaba hasta la fecha. Ignacio es padre de 8 hijos y apoderado de nuestro colegio, así como también promesado del Movimiento Apostólico Manquehue.

Llevas 19 años en el colegio. Cuéntanos cómo ha sido este proceso y qué has realizado en el CSB.
A lo largo de tantos años me ha tocado asumir muchas tareas y desafíos en el colegio. Comencé en 1998 haciendo 6 horas de Filosofía. Luego fui asumiendo la Jefatura de algunos cursos y horas de Religión, junto con la Dirección de los Departamentos de Filosofía y Religión. Más tarde fui Director del Área de Formación y durante algún tiempo me tocó sumar a esta responsabilidad la Dirección Académica. Desde hace varios años venía siendo Director del Cuarto Ciclo, tarea que compartí con mis clases de Filosofía y Jefatura de Curso, junto con estar a cargo de un Taller de Confirmación. Actualmente también soy Profesor Jefe del glorioso IV° medio B. Para mí ha sido un proceso de mucha maduración y conocimiento de diversas Áreas y personas del colegio.

¿Qué significa asumir la Vicerrectoría del CSB y cuáles son los desafíos que enfrentas?
Como tú dices, para mí es un desafío muy significativo. Lo considero un honor y un privilegio muy grande. Quisiera estar a la altura de esta responsabilidad y de la confianza que Ignacio Tupper me ha planteado: ayudar a encarnar definitivamente el Currículum de Manquehue y asumir un rol vicario de su enorme tarea. A veces pienso que en ocasiones los diferentes actores de la misión educativa (alumnos, papás, profesores, Directores, etc.) no valoramos suficientemente el maravilloso colegio y el proyecto que tenemos. Ojalá pueda ayudar a que todos crezcamos un poco más en ese sentido.

Hay un Plan de Desarrollo y Planes de Formación por Nivel. ¿Cuál será tu rol desde esos pilares?
En relación al Plan de Desarrollo Institucional mi rol es gestionarlo junto con el Rector y los Directores de Área y de Ciclo. Es una tarea muy desafiante que nos propusimos el año pasado y que dura cuatro años. Tenemos que cumplir nuestra promesa.

En cuanto al Currículum de Manquehue, como decía, mi rol es liderar la implementación definitiva del encargo recibido el 2008 de parte de José Manuel Eguiguren. Los Planes de Formación por Nivel se implementaron el 2012. Hoy tenemos que velar para que éstos se cumplan íntegramente.

¿Qué ha significado en tu vida en MAM? ¿Eres parte activa del Movimiento?
El Movimiento Manquehue es parte fundamental del camino que Dios me regaló para vivir mi vocación. Soy promesado estable desde hace varios años. Eso significa que tengo un compromiso importante con el Movimiento, aunque para ser sincero creo que es el Movimiento quien ha estado desde años comprometido conmigo a través de personas concretas que me han acompañado gratuitamente mediante su amistad. Eso para mí tiene un valor incalculable.

Finalmente ¿Cuál es tu desafío personal y familiar al asumir este cargo en el CSB?
Nuestra experiencia educativa está basada en la tutoría. En este sentido tengo un gran desafío personal que es no dejar que la responsabilidad me aleje de los alumnos ni de mi familia. Para mí la vocación que Dios me regaló es una, por lo que no me gusta separar “lo profesional” de “lo personal”, ni la vida cotidiana de la fe, a pesar de mis debilidades. Sé que habrá muchas personas que se acordarán de rezar por mí. Pido esto y les agradezco desde ya esa generosidad.