Familias en Salida “Juntos dejemos huella”

Este sábado 6 de agosto, se realizaron las misiones “Familias en Salida”, en la población Sol de Septiembre, en Lampa, hasta donde llegaron alrededor de 100 miembros de nuestra comunidad, quienes en familiar, fueron a trabajar por la familia de Rosa y Pedro. 

Las familias participantes, se reunieron temprano en el CSB, para partir con todo el ánimo y ganas, a trabajar por la familia de la que tanto habían escuchado.

Rosa y Pedro viven en la población, junto a sus 4 nietos: Juan Ignacio, de 13 años; Ian de 11 años, Felipe de 8 años y la pequeña Montserrat, de 7 años. También, vive con ellos, Nicolás de 21 años, quien es su hijo adoptivo, y que tiene discapacidad.

Tras la llegada a Lampa, las familias CSB conocieron a la familia de Rosa y Pedro, con quienes recorrieron el lugar y les mostraron los proyectos  de mejoras para su casa.

La cuadrillas se repartieron las tareas, en busca de trabajar en comunidad por el bienestar de Rosa, Pedro, Nicolás y sus cuatro nietos. Éstas incluían, desde la fabricación de una letrina; el arreglo del piso de la cocina;  cerrar y forrar todos aquellos espacios abiertos entre el techo y las paredes; tapar todos los hoyos del techo con poliuretano; ordenar y reparar lo espacios donde se pondría la ropa recolectada para la familia; jugar con los niños y mucho más.

Antes de terminar la jornada, el párroco del lugar celebró misa y agradeció a Dios por este gran día para Rosa, Pedro y toda su familia.

Algunos testimonios de ese día

“Una experiencia increíble.  Es algo que los niños no van a olvidar” 

“Para mí, fue uno de los días más felices que he tenido”

“Fue una hermosa experiencia. Parecía imposible, pero el trabajo de “hormiga” logró que pudiéramos avanzar. Gracias por la oportunidad de participar en familia” 

“Gracias por habernos dado esta oportunidad única y tan especial, que difícilmente podremos olvidar. Lejos, la mejor experiencia que hemos tenido como familia”  

“Se pasó realmente la salida. Realmente milagroso todo lo que se logró en tan poco rato. Me tocó estar en la cocina cuando entró la Sra. Rosa; lo más emocionante que he visto en mucho tiempo.  También, vi al grupo de niñitas jugando felices con la Monse, maquilladas, sintiéndose princesas… sin palabras. Con la gran ayuda de Dios podemos decir Misión Cumplida.  Que rico va a ser dormir hoy con el corazón hinchado de tantas cosas vividas”.