ENCUENTRO PUNTA DE TRALCA 40 AÑOS MAM

El fin de semana pasado fue el tan esperado Encuentro Punta de Tralca. Con gran alegría más de 500 personas celebramos los 40 años que el Señor nos ha regalado como Movimiento, su paso por nuestras vidas, el impulso del Espíritu y el don de la Palabra en cada uno.

Fueron días de celebración de la historia perfecta que Dios ha realizado y está realizando con cada uno y con la comunidad. Desde de un comienzo nos fuimos sorprendiendo por cómo ha sido la presencia y la acción potente del Espíritu Santo en medio de nuestra comunidad.

Fueron días de encuentro renovado con Cristo en la oración personal y comunitaria. Reconocimos cómo la Palabra nos ha hablado. Hubo momentos de escucha y de silencio para estar con el Resucitado, también en que celebramos con nuestro canto. Vivimos la Lectio Divina, celebramos la Liturgia de las Horas y la Eucaristía, presidida por nuestro Obispo, el cardenal Ezzati.

Fueron días para reconocer los aspectos centrales de nuestro carisma y vocación de una manera renovada, espiritualmente profunda, centrados en la oración y el encuentro con el Señor, con un Dios providente, que está haciendo su historia con cada uno, tal como lo hizo con el pueblo de Israel en el desierto; que es misericordioso siempre, que es poderoso y está obrando maravillas todo el tiempo. Reconocimos el desierto como el espacio privilegiado de encuentro con el Señor.

FUENTE: BOLETÍN 987 (MAM)

Compartimos algunos de los testimonios de los asistentes del Colegio al Encuentro Punta de Tralca:

“Para mí el Encuentro fue una renovación del gozo de la comunidad y la fe. Viví la alegría de ser cristiana y la certeza de que con Dios y en comunidad todo está bien”, comentó María de los Ángeles Garcés, Directora del Tercer Ciclo Mujeres.

“En este retiro confirmo que el Señor nos da la Verdad, la Alegría,  la Justicia, la Paz y la Esperanza. Contento Señor Contento”, manifestó Eduardo Montenegro, Auxiliar de Audio.

Rosita Moya, Auxiliar, compartió: “Para mí, lo más importante es esa cercanía de Dios vivo en mi vida y reencontrarme con la belleza del lugar compartiendo con personas muy similares a mí en el amor de Dios”.

Ignacio Hüe, Vicerrector, señaló “Para mí el Encuentro significó seguir despertando al amor de Dios por mí y por la vida de Manquehue a lo largo de estos cuarenta años. Me conmovió la alegría que vi en tantas personas y también muchas lecturas que volví a traer al corazón, las cuales me anunciaron el paso y el milagro de Dios en nuestras vidas. Este Encuentro me renovó y me animó a seguir adelante, venciendo la tentación de no creerle al Señor, más allá de mis miedos y esclavitudes. Fue una de las mejores celebraciones que he vivido. Sólo me queda perplejidad y gratitud por la historia que obra el Señor en medio de nosotros: “Exulta de gozo por ti, te renueva con su amor; danza por ti con gritos de júbilo” (So 3, 17)”.

“Estoy más que agradecida por este “encuentro” con Cristo, y hacer viva la palabra acogida, amistad, escucha. Realmente sentí que estaba donde Él me quería, compartir con todos los que estábamos en la misma sintonía, “estábamos alegres”. Llegar con el corazón lleno de su Palabra. ¡Simplemente feliz!”, concluyó Soledad González, Secretaria de Rectoría.

Josefina Ringeling, Asistente de Rectoría, señaló: “Para mí fueron días en los que me sentí profundamente querida por Dios y por la gran comunidad del Movimiento Apostólico Manquehue. Pudimos celebrar con alegría esta historia de amistad y de amor de Dios con nosotros. Sentí un fuerte llamado a vivir “colgada” de la Palabra de Dios, a perseverar en este carisma, a responder a la vocación a la que he sido llamada y a dejarme conducir por el Espíritu: “El viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va, así es todo el que nace del Espíritu” Jn 3, 8”.

Ignacio Tupper, Rector, explicó: “Desperté atónito a la realidad de la alegría; alegría que es fruto de la acción del Espíritu en nuestra comunidad; interpelándome a dar testimonio de este hecho al interior del colegio.”

“¡Fue impresionante lo que vivimos! Fue impresionante la Lectio Divina de 500 personas en la iglesia; fue impresionante sentir el cariño y la gratitud que se vivió en todo momento; fue impresionante presenciar la acción del Espíritu Santo en nuestra historia, en el Movimiento, con las charlas y trabajos que hicimos; fue impresionante la alegría que vivimos y compartimos, sobretodo en la maravillosa misa que tuvimos; fue impresionante cantar dos veces el himno de San Benito, arriba de las sillas y con banderines en nuestras manos. En el Encuentro no existió decanía, ni edad, ni sexo, todos éramos parte del mismo pueblo que caminábamos juntos, agradecidos, hacia el Padre. Todo ha sido y sigue siendo un regalo de Dios…. y estamos alegres”, compartió Carolina Álvarez del Área de Pastoral.