Método Singapur: la resolución de problemas cotidianos de forma matemática

Se habla de método Singapur a la enseñanza de la matemática basada en el currículo que el mismo país ha desarrollado durante muchos años. Esto incluye la forma en que los alumnos aprenden y a la forma en que los profesores aprenden a enseñar matemática (currículo, los textos y el correspondiente desarrollo profesional de los docentes).

La matemática, como disciplina, es un excelente vehículo para el desarrollo y el mejoramiento de las competencias intelectuales de una persona en el razonamiento lógico, la visualización espacial, el análisis y el pensamiento abstracto. Este método colabora para que esta premisa se cumpla ya que pone el foco en la resolución de problemas.

Dentro de la didáctica, se usa un método inductivo que tiene tres grandes pasos o rutas, que se pueden sintetizar en el modelo CPA o COPISI (concreto-pictórico-simbólico o abstracto). La enseñanza se inicia por lo concreto, con la utilización de materiales y ejercicios que permiten a los estudiantes familiarizarse con los conceptos matemáticos desde la vida cotidiana. Es decir, se parte de un problema o situación de la vida real sin introducir formalidades propias de la disciplina. En segundo lugar, se fomenta la representación visual del problema. Así, en dibujos, gráficos, matrices u otra forma de representación los estudiantes organizan los datos que corresponden al problema. De esta manera pueden tener una visión organizada y analítica de la situación que están estudiando y que han construido desde lo concreto. Finalmente, se pasa de una representación gráfica a una abstracta de tipo matemático con signos y símbolos propios de la disciplina. Otra característica es que los aprendizajes están organizados en espiral, por lo tanto, hay varias oportunidades de aprender, además de ir de menor a mayor complejidad.

Nuestro colegio ha hecho una gran inversión en material didáctico para uso de nuestros alumnos. Este es la base del aprendizaje en las salas de clases. Materiales como balanzas numéricas, balanzas de casa, cubos unifix, bloques base 10, cuerpos geométricos, fichas de colores, tangramas, geoplanos, fracciones circulares, relojes, dados, entre otros.

Este año la Dirección Académica del colegio trajo a la institución certificadora del método en Chile para hacer un acompañamiento en sala, observar clases, modelar, hacer co-docencia y un taller para analizar nuestras prácticas.  Es importante agregar que gran parte de nuestros profesores tienen cursado los cuatro niveles que permiten certificarse en la enseñanza del método.

Este método ha tenido un efecto positivo en el aprendizaje de nuestros alumnos, los que se comprueba por los resultados de las pruebas estandarizadas como Simce, Sepa y por el gusto de la asignatura.