Último día IV° Medios : “Os designé para que vayáis y deis fruto”

Con esta lectura el rector, despidió a la generación 2019 . “Han llegado al último día en el colegio, y hoy los despedimos con orgullo, esperando que den fruto , fruto en abundancia”

Los alumnos y alumnas de IVº medio, ahora “Egresados 2019”, tuvieron diferentes actividades durante esta última semana.  

El lunes 14 de octubre, se llevó a cabo la “Jornada final IVº medios” en casas de apoderados.  Esta jornada correspondió a la última actividad como curso, por lo que fue muy profunda, emotiva y llena de recuerdos. En esta última actividad, los alumnos pudieron revisar su historia pasada, mirando algunas de sus fotografías desde prekínder hasta ahora, lo cual trajo a la mente muchos recuerdos vividos con sus compañeros y profesores.  Recibieron mensajes de quienes fueron sus profesores en años anteriores, e inmortalizaron algunas de sus experiencias y recuerdos, en un cuadernillo con sus fotografías. Tuvieron una convivencia y lectio con tutores que fueron significativos para ellos, donde pudieron reflexionar sobre su vida académica y espiritual. Prepararon la actividad “Yo aconsejo” que fue finalmente entregada al Rector para que conociera sus experiencias y también algunas sugerencias.  Hubo un almuerzo de curso, donde fueron acompañados por algunos miembros de la Dirección. Fue una instancia muy íntima en la que sin duda alumnos y profesores jefes recordarán como Comunidad Curso.

 

Hoy, disfrutaron un rico desayuno con sus compañeros de IIIº medios, vivenciaron la última Misa de curso en sus respectivas salas de clases, y también tuvieron una actividad llamada “Yo aconsejo”, en donde pudimos recoger sus experiencias durante todos estos años como alumnos de nuestro colegio, pudiendo traspasarlas al Rector. Después de ver un video preparado especialmente para esta generación, sus compañeros de colegio desde Prekínder hasta IIIº medio los esperaron en el patio central ubicados de tal forma que pudieron caminar entre los cursos, despidiéndose de sus amigos y profesores que formaron parte de sus historias.  Fue una despedida muy emotiva, llena de sonrisas, abrazos y también algunas lágrimas. Orgullosos de cada paso dado como alumno benedictino, esperamos que Dios siga iluminando sus caminos por siempre.