Conociendo a nuestro Patrono

Capítulo 2: El pan de Florencio

A la hora de la comida, solía venir del bosque cercano un cuervo, al que Benito siempre le daba comida.

No se sabe cual es el nombre exacto, sin embargo, acá se refieren a “El Cuervo”. Mientras, Benito practicaba su paciencia, el Cuervo comía concentrado, pero haciendo mucho ruido.

Un día un sacerdote llamado Florencio, tentado por el Demonio, empezó a tener envidia del trabajo de Benito. Le daba rabia su forma de vida y la cantidad de discípulos que tenía, y empezó a planear la manera de eliminarlo, o al menos de sacarlo de esa región. Entonces, mandó a su sirviente para que le llevará un pan envenenado a Benito… Cuando llegó el pan, Benito, se dio cuenta y le pidió al Cuervo que se deshiciera de el y lo llevara a un lugar donde nadie pudiera encontrarlo. Benito, un tanto impaciente le pidió al cuerpo que se llevara el pan envenenado. Así, el Cuervo cumplió la orden de Benito y al volver, le pidió perdón por su impaciencia y le dio las gracias por el gesto y le dio un trozo de pan sano.  

El malvado Florencio, le hizo muchas cosas malas a Benito y sus monjes.

Hasta que por fin, Benito, sabiendo que era el blanco principal de la ira de ese sacerdote, tomó algunos de sus monjes y se fue con ellos a fundar un nuevo monasterio. (Muchos dicen que Benito hubiera planeado esto con o sin la intervención de Florencio.

Florencio miraba desde el balcón de su casa la partida de Benito y se alegraba de ella, pero de repente…su balcón cayó. Uno de los discípulos que se había quedado en ese monasterio, le envió la noticia a beito: “Regresa porque el sacerdote que te persigue, ha muerto!”.

Al recibir la noticia, Benito se puso muy triste, no solo porque su amigo había muerto, si no también, porque su discípulo se había alegrado de su desastrosa muerte. Así que le mandó un mensaje de respuesta, aconsejando al discípulo que hiciera penitencia por haberse alegrado de esta muerte…

(Texto adaptado de “Benito. La aventuras ilustradas de San Benito”. Agradecimiento a la Editorial San Juan por permitir el uso de las imágenes del libro “Benito. Las aventuras ilustradas de San Benito”, en venta en Librería San Juan).

Lee el próximo capítulo en nuestro informativo.