Actividades de verano en fase 2

Este verano, la comunidad de Trabajos sostuvo dos experiencias de servicio, en Santiago y en Paine, marcando tanto a alumnos como exalumnos. Los vimos compartir, aprender, rezar y servir, reanimando el espíritu de esta actividad, sin dejar de cumplir con los estándares sanitarios actuales. La primera actividad, realizada en diciembre en el colegio, reunió a 45 alumnos de enseñanza media y 15 exalumnos. La segunda se trató de un espacio para exalumnos, que se realizó durante los primeros días de enero en la comuna de Paine, consiguiendo en conjunto levantar dos casas básicas.

Los trabajos realizados en el colegio tuvieron por objetivo hacer comunidad con los alumnos en torno a la construcción de paneles de casas básicas. Ellos participaron con mucho entusiasmo y pudieron conectarse profundamente con la mística de esta actividad. Como nos dijo Lucía Garcés, encargada de tercero medio: “fue una experiencia distinta y muy especial, porque al ser grupos más chicos logré conocer a todos de una forma más personal y espiritual al mismo tiempo. También el trabajo se hizo más entretenido y eficiente. Entendí que las experiencias distintas pueden ser mejores o igualmente increíbles”.

Pasado el año nuevo, en Paine, los exalumnos también tuvieron un espacio privilegiado de amistad y servicio. Daniel Hurtado, encargado de servicio nos comparte: “Nos alojamos en un camping del sector de Rangue, cumpliendo con las medidas sanitarias del colegio. Compartimos, rezamos y tocamos temas formativos. Gracias al trabajo de esos días, pudimos tomar los paneles hechos por los alumnos y llevarlos a Paine para convertirlos en casas. Estuvimos tres días compartiendo con las familias del lugar y construyendo en un ambiente de gran acogida.”