Entrevista: Ignacia Lewin, Generación 1993

Estoy a cargo de la Fundación Conectado Aprendo, creada en Pandemia. Esta consiste en tutorías personalizadas, en línea, de reforzamiento académico y trabajo con pilares socioemocionales.

¿Cómo te definirías?

Hija de Dios, señora de uno y madre de 4.

Eres el tipo de persona que…

Vive con pasión y le gustan los desafíos.

¿Cómo influyó tu experiencia escolar en lo que te dedicas?

Estudié y también trabajé en el San Benito. Sin duda marcó mi formación inicial y profesional. El encuentro con el otro y el valor infinito de “acompañar y guiar a otros”. A eso he dedicado mis últimos 20 años.

¿Cuáles son tus recuerdos más preciados en el colegio?

Las semanas del Colegio, mi curso, scout, los retiros.

¿Cuál es tu lugar favorito del colegio, por qué?

Mi sala y un espacio entre el colegio grande y preescolar que ya no existe. ¡Las escaleras del Patio Central también me encantan!

¿Qué fue lo que más te marcó del colegio?

El encuentro profundo con Cristo y con el otro. El sentido del acompañar y la fuerza de la Lectio.

Resume en una palabra tu paso por el CSB

Amistades

¿Qué mensaje le darías a los alumnos del colegio hoy? ¿Qué oportunidades los invitarías a aprovechar?

Los invitaría a Aprovechar las amistades profundas que se generan. Que se motiven a participar de las distintas instancias que permite el colegio. Que sirvan y busquen entregarse a los otros y, aunque sean chicos, ver que desde ya pueden hacer de este lugar un mejor mundo.

Nombra un profesor o tutor que te haya marcado

Sin duda la Chica Gross (encargada de scout), la Carmen Gloria (tutora), la Mónica Donoso (mi profesora jefe), la Jesús Honorato (profesora de biología) y tantos otros que me marcaron tanto por su testimonio de entrega y formación.