Entrevista: Antonia Tagle, Generación 2005

Soy cocinera y profesora especializada en alimentación y cocina basada en plantas. Conduzco el programa Corta por lo Sano del 13C.

¿Cómo te definirías?

Alguien muy sociable, alegre, motivada, muy cercana a mis amigas (varias de ellas con una amistad desde el colegio). Me gusta mucho estudiar y conocer cosas nuevas. Intento siempre, a medida que puedo, aportar en el lado más social en fundaciones.

Eres el tipo de persona que…

Le encanta reunir a las personas (mi casa parece centro de eventos), siempre con un rico aperitivo o comida en el centro de la mesa para que la conversa fluya. Además, me motiva mucho enseñar a cocinar y que mis alumnos aprendan nuevas recetas y cómo organizarse mejor en la cocina para comer más natural.

¿Cómo influyó tu experiencia escolar en lo que te dedicas?

Más que marcarme en lo que me dedico profesionalmente, son los valores y aptitudes para desenvolverme con los demás. El colegio desde siempre, me dio la oportunidad de conocer a otros alumnos, incluso de generaciones distintas a través de los Trabajos (invierno y verano) y las Tutorías. Creo que influyó mucho en esa curiosidad a lo nuevo, distinto y a poder hablar con quién sea. Incluso a ayudar en lo posible a quién lo necesite.

¿Cuáles son tus recuerdos más preciados en el colegio?

Yo creo que las Tutorías y los recreos. Espacios para poder copuchar con las amigas. Y para qué decir cuando se murió mi mamá (yo estaba en I° medio). Sentir que el colegio se movió de una forma impresionante y estuvo presente en todo momento, fue muy lindo e hizo que tías mías decidieran incluso cambiar a sus hijos al San Benito.

¿Cuál es tu lugar favorito del colegio, por qué?

El kiosco de mujeres seguro. Pasaba todos los recreos ahí o en el Patio Techado. Siempre comiendo (nada sano en ese momento), fiando y acumulando una cuenta infinita. Y a la salida con Sergio en el carrito comprando los Kegol o Pelayo a 100 pesos.

¿Qué fue lo que más te marcó del colegio?

Yo creo que en parte ver a los oblatos, gente que era súper importante en la estructura del MAM, ser muy cercana en todo momento, dando vuelta en los pasillos. Este tipo de actitudes te hace ver que hay un estilo más cercano, donde no solo importa lo académico, sino que también lo valórico.

¿Sientes que llevas un sello de la formación del colegio?

Desde que salí del colegio, por distintos motivos, he conocido a ex alumnos de diferentes generaciones, y siempre decimos que sí. No sabría cómo explicarlo ni definirlo, pero hay algo que nos une, incluso salidos hace varios años del colegio.

Resume en una palabra tu paso por el CSB

Alegría.

¿Qué mensaje le darías a los alumnos del colegio hoy? ¿Qué oportunidades los invitarías a aprovechar?

Que aprovechen, disfruten y se relajen. Que valoren a sus amigos, ya que después cada vez se hacen más difícil las juntas presenciales. Si se equivocan no pasa nada, yo estudie dos carreras y recién ahí encontré mi camino. Armen hábitos de estudio, porque es clave para la universidad y aprovechen a los profesores que tienen.

Nombra un profesor o tutor que te haya marcado

Hay una profesora del electivo de Actualidad, Marianne Schale, que me motivó mucho con la historia y el desarrollo del pensamiento crítico y siempre me acuerdo de ella.

En lo valórico, la Mónica Donoso, que fue mi profesora de III° y IV° medio.