RECONOCIMIENTO A NUESTROS EDUCADORES

Ayer, martes 19 de octubre, celebramos con mucha alegría el Día del Educador, instancia en la cual festejamos la vocación de educadores benedictinos para agradecer, animar, renovar y valorar la misión en común que convoca a todos los profesores y funcionarios del Colegio. 

Durante la jornada, se reconoció a cuatro de nuestros educadores por su trayectoria, profesionalismo, entrega y espíritu benedictino: un profesor de Primer Ciclo, dos profesores de los departamentos de 3° básico a IV° medio y un funcionario que no imparte clase frente a los cursos.

¡Felicitamos a Antonia Ruiz-Tagle P. (Profesora Primer Ciclo), Bernardita Sánchez A. (Profesora 3° a IV° medio), Carolina Muñoz R. (Profesora 3° a IV° medio) y Paulina Otero M. (Funcionaria)! Sus propios compañeros fueron quienes destacaron su tremenda vocación como Educadores Benedictinos 2021, transformándose en ejemplos a seguir para el resto.

Este año, el lema fue “Vosotros sois la sal de la tierra” (Mt 5, 13), el cual refleja la vocación del educador, que es ir dando la vida para que aparezca lo mejor del otro, de cada alumno o alumna. Y la marca, o el sabor, que dejan nuestros educadores en cada uno de nuestros niños proviene, en primer lugar, del cariño y del amor que les entregan. 

El Centro de Alumnos estuvo presente y compartió estas emocionantes palabras: 

“Rescatamos de cada uno de ustedes la sobresaliente pasión por lo que hacen, la pasión por estar acá, por enseñar y la tremenda vocación de cada uno por educar. Queremos aprovechar este día para agradecer a cada uno, por educar y construir a todos los alumnos del colegio; por involucrarse, por haber tomado la tarea de formar a todos y cada uno de los alumnos que cada año dejan sus salas de clases. Queremos darles las gracias por ser increíbles modelos a seguir, por compartir sus intereses e inquietudes con nosotros”. 

Por su parte, el Centro de Padres también dejó su reconocimiento:

“Queridos educadores mil gracias por cada día de entrega, por cada mañana que vencen la rutina para dar lo mejor de sí, por tantas horas de estudio y perfeccionamiento, por el tiempo que han dedicado a nuestro hijo, a nuestra hija, porque en estos tiempos difíciles han vuelto a las aulas llenos de esperanzas, llenos de amor y pasión por lo que hacen; a pesar de todo, a pesar de tanto, están ahí, abriendo las puertas para la mejor pandemia: el contagio de los valores de la humildad, la responsabilidad, la confianza, el amor, la fraternidad y la alegría de vivir en comunidad”.

Agradecemos enormemente el cariño, profesionalismo y entrega de todos nuestros educadores que hacen del San Benito, una segunda casa para todos los que formamos parte de esta comunidad.